¿Por qué es tan bueno el aceite de almendras dulces?




El aceite de almendras dulces consta de un ingrediente muy nutritivo y con gran cantidad de componentes como vitamina E, minerales y ácidos grasos monoinsaturados. Por ello es ideal para hidratar y nutrir la piel y el cabello, así como proporcionar excelentes resultados en el mediano y largo plazo.


¿Cuáles son los beneficios del aceite de almendras dulces?


El aceite de almendras dulces, que se extrae de las almendras comestibles de la especie pronus amygdaus var dulcis, puede aplicarse en cualquier parte del cuerpo o del cabello y sirve también para pieles sensibles, embarazadas y bebés.


Además, brinda al menos seis grandes beneficios:


Hidrata la piel.


Al ser un aceite muy suave e hipoalergénico resulta ideal para hidratar la piel sin obstruir los poros. Si tu objetivo es este, entonces aplícalo a menudo, después de bañarte mediante movimientos circulares y ascendentes.


Limpieza profunda de la piel.


El aceite de almendras dulces actúa también como un desmaquillante natural muy económico y eficiente. Con su textura ligera, es una de las mejores opciones para prevenir espinillas y acné, que son muy frecuentadas durante el desarrollo en la adolescencia. El modo de uso adecuado se evidencia al esparcirse unas gotas por la cara, extenderlo luego a través de un masaje circular que elimine la suciedad y, por último, retirar el aceite sobrante con un algodón.


Un exfoliante natural.


Debes mezclar el aceite de almendras dulces con unas cucharaditas de azúcar de coco y el resultado final logrará exfoliar tu piel una o dos veces por mes. Se recomienda hacerlo antes de los días más calurosos.


Controla la caída de cabello

El aceite de almendras dulces es muy rico en calcio, zinc y magnesio, que son de los minerales principales para la prevención de pérdida del cabello. Cabe destacar que primero sirve para culminar con el crecimiento deficiente del cabello y, luego, para fortalecerlo, evitar su caída y, así, permitir que crezca en mayor cantidad y sano. Todo ello requiere de utilizar unas gotas sobre el pelo mojado y masajear el cuero cabelludo durante aproximadamente media hora. El siguiente paso es lavarte el pelo con shampoo para eliminar el aceite que no fue absorbido. Unas horas más tarde (sobre todo si lo haces durante la noche) el resultado será muy positivo.


Alivia dolores musculares.


Originalmente, el uso principal del aceite de almendras dulces era para reducir los dolores musculares debido a que es muy rico en proteínas. En este caso, lo mejor es calentar un poco del aceite y aplicarlo luego en los músculos doloridos mediante un masaje cuidadoso.


Permite hacer masajes


El aceite de almendras dulces otorga una base oleosa muy adecuada para realizar un masaje aromático o terapéutico en diferentes zonas del cuerpo. A su vez, este aceite puede mezclarse con otros y generar un efecto ideal para dormir, relajarse, prevenir arrugas y mejorar el bienestar general de la persona.


Cabe destacar que tanto especialistas como algunas mujeres sostienen que el aceite de almendras dulces ayuda a fortalecer también el crecimiento y el estado general de las uñas. En cualquier caso, este ingrediente ostenta un éxito muy grande, por lo que está siendo muy demandado en el mercado.